SOBRE LA REINA DE LA PAZ

¿QUE ES MEDJUGORJE?

El cielo en la tierra

 

Las apariciones de la Reina de la Paz en Medjugorje son propias de una Madre que, preocupada por sus hijos, quiere llevarlos a Dios, para que tengan Paz y Alegría. Solo nos pide que sigamos sus huellas.

María en Medjugorje es, desde hace mucho tiempo, una antorcha para el mundo.”

La Virgen María fue modelada por el Espíritu Santo desde lo más hondo de su ser, desde su concepción hasta llegar a ser la Madre del Hijo de Dios. En la Cruz, recibe la plenitud de su carisma “Ser la Madre de todos los vivientes”. Desde que ascendió a los cielos, Dios le permitió aparecerse ante sus hijos en distintos lugares y momentos históricos. Estas manifestaciones son propias de una Madre que preocupada por sus hijos quiere ser un faro de esperanza y paz.

Medjugorje es el lugar que Dios escogió para poner sobre sus hombros a todos aquellos que por diferentes circunstancias de la vida se han perdido del rebaño.

¿Cómo lo hace? A través de su Madre, Quien viene desde el cielo a traernos todos los meses mensajes de Amor, invitándonos una y otra vez a seguir a su Hijo y volver al rebaño.

La Reina de la Paz, en Medjugorje nos trae un mensaje de conversión, que si lo hacemos vida será una gran renovación para nuestra alma y la de las personas que nos rodean.

En nuestra humilde opinión, Medjugorje es un nuevo Pentecostés en la Iglesia, dada la presencia del Espíritu Santo que transforma tantos corazones.

María, por designio de Dios, entra en la historia en un momento determinado, en un lugar preciso para dar un mensaje para el mundo de hoy. El mensaje es un urgente llamado a la conversión.

La Virgen en los mensajes no dice nada nuevo, solo viene a repetirnos aquello que hemos olvidado y sabe que es importante para nosotros para alcanzar la paz.

Estos mensajes están escritos con lenguaje de mujer y corazón de Madre como nos enseña siempre una querida Hermana en Medjugorje. Por ello, Medjugorje es, para tantos que lo hemos vivido, una historia de amor entre Dios y los hombres.

En este pueblo, cada persona con la que te encuentres tiene atrás una historia de fe profunda, de amor y de determinación para vivir siguiendo la voluntad de Dios. Es la historia de un amor por Dios tan fuerte, que todo rencor u odio por la guerra, las persecuciones, han quedado a los pies de la cruz.

Es una antorcha que ilumina a los que, con el corazón abierto, se dejan abrazar por Dios, llevando a su regreso la luz a sus países.

“Un llamado a la paz”

Medjugorje es un llamado a la paz. La Virgen misma se presenta como la Reina de la Paz.

En el mensaje del día 26 de junio dijo “paz, paz, paz y solo paz”. La paz debe reinar entre el hombre y Dios y entre todos los hombres. La paz no se enseña, no la podemos heredar, no la podemos comprar, no la podemos aprender, solo nace de una oración profunda hecha con el corazón, por ello es que la Virgen en los mensajes, nos insiste tanto en la oración.

La mayoría de los mensajes hablan de la paz, la cual es el comienzo de una nueva vida, que nace de la oración del corazón y se va fortaleciendo de la mano del perdón, de la lectura de la Biblia y de la Eucaristía.

Esta paz no es ausencia de problemas, es otra paz, no la podemos alcanzar con medios humanos, viene solo de Dios, al cual se llega a través de una forma de vida basada en principios, revelados a la humanidad hace más de 2.000 años.

A lo largo de la vida todos enfrentamos tormentas de diferente índole, económicas, enfermedades, etc. Lo importante es aprender a enfrentarlas con paz, que es el FRUTO DEL ENCUENTRO CON DIOS, fuente de toda paz.

Dios nos ha dado un regalo enorme en Medjugorje, a María quien nos invita “a vivir en amor y paz cada día”. Para vivir lo cotidiano en forma extraordinaria, tomémonos de su mano.