ÚLTIMOS MENSAJES

2 DE FEBRERO 2019
Mensaje dado a Mirjana

“Queridos hijos, el amor y la bondad del Padre Celestial dan revelaciones que hacen que la fe crezca y se comprenda, y traiga paz, seguridad y esperanza. Así también yo, hijos míos, por medio del amor misericordioso del Padre Celestial, siempre y de nuevo, os muestro el camino hacia mi Hijo, hacia la salvación eterna. Pero, lamentablemente, muchos de mis hijos no quieren escucharme, y muchos de ellos dudan. Y yo, yo siempre, en el tiempo y más allá del tiempo, he magnificado (engrandecido) al Señor por todo lo que ha hecho en mí y a través de mí. Mi Hijo se da a vosotros, parte el Pan con vosotros, os habla palabras de vida eterna para que las llevéis a todos. Y vosotros, hijos míos, apóstoles de mi amor, ¿a qué teméis si mi Hijo está con vosotros? Ofrecedle vuestras almas para que Él pueda morar en ellas, y pueda hacer de vosotros instrumentos de la fe e instrumentos del amor. Hijos míos, vivid el Evangelio, vivid el amor misericordioso hacia el prójimo y, ante todo, vivid el amor hacia el Padre celestial. Hijos míos, no estáis unidos por casualidad. El Padre Celestial no une a nadie por casualidad. Mi Hijo habla a vuestras almas y yo os hablo a vuestro corazón. Como Madre os digo: seguidme, amaos los unos a los otros, dad testimonio. Con vuestro ejemplo, no tengáis miedo de defender la verdad: la Palabra de Dios, que es eterna y nunca cambia. Hijos míos, quien obra a la luz del amor misericordioso y de la verdad, siempre recibe ayuda del cielo y no está solo. Apóstoles de mi amor, que siempre os reconozcan entre todos los demás por pasar inadvertidos, por el amor y la serenidad. Yo estoy con vosotros.
¡Os doy las gracias!”

25 DE ENERO 2019
Mensaje dado a Marija

“¡Queridos hijos! Hoy, como Madre, os invito a la conversión. Hijos míos, este tiempo es para vosotros un tiempo de silencio y de oración. De esta forma, en el calor de vuestro corazón, podrá crecer la semilla de la esperanza y de la fe; hijos míos, día tras día sentiréis la necesidad de rezar más y vuestra vida se volverá ordenada y responsable. Comprenderéis, hijos míos, que estáis de paso aquí en la Tierra y sentiréis la necesidad de estar más cerca de Dios y con amor testimoniareis la experiencia de vuestro encuentro con Él, la cual compartiréis con los demás. Estoy con vosotros y oro por vosotros, pero no puedo hacerlo sin vuestro “Sí”.
¡Gracias por haber respondido a mi llamada!”